¿Cómo alojar una página web?

¿Cómo alojar una página web?

Muchas personas, ya sea con una finalidad profesional, comercial o personal, se lanzan a crear una página web a través de la cual promocionar sus contenidos o productos. Al fin y al cabo, Internet se ha convertido en el canal de comunicación más importante en la actualidad. Sin embargo, a todas ellas les surge la misma duda cuando llega el momento: “¿Cómo puedo hacer que mi portal online esté disponible para todos aquellos que quieran visitarlo?” La respuesta está, evidentemente, en el alojamiento web.
En este artículo queremos mostrarte, de la forma más clara posible, los pasos más importantes para alojar tu página web en un ‘hosting’ para que puedas lanzarla a Internet y empezar a tener visitas. Presta atención.

La elección de la plataforma de alojamiento web

Vamos a dar por sentado que ya posees el diseño de tu página web aunque, si no es así, no te preocupes ya que no es un paso indispensable. Y es que, cuando hayas elegido la plataforma de ‘hosting’ que más te interesa, podrás hacer modificaciones e incluir elementos dentro de la página sin ningún tipo de problema.
Lo primero que has de saber es que existen dos tipos diferentes de servidores en los que poder subir tu página web, los cuales reciben el nombre de Cloud y VPS. Muchos creen que son iguales, pero no es así. Aquí vamos a ver las diferencias entre ambos:

Servidores Cloud

Es lo último en el universo de los servicios de ‘hosting’. Se trata de servidores virtuales escalables que se abstraen del servidor físico y que cuentan con el respaldo de una infraestructura redundada que ha sido preparada para tal fin. En concreto, se compone de un conjunto de servidores físicos que se reparten la ejecución de las diferentes instancias virtuales. Ofrece mayores ventajas a nivel empresarial debido a su gran flexibilidad y tolerancia a errores de ‘hardware’.

Servidores VPS

Son considerados tradicionales. En concreto, se basan en un único equipo físico cuyos recursos son utilizados por varios usuarios a la vez. Es una alternativa más económica que la de servidor dedicado, es decir, que la de un solo equipo para una única página web, si bien es cierto que un fallo de ‘hardware’ puede suponer la caída de todos los portales alojados en su interior.

Diferencias entre Cloud y VPS

Por lo tanto, podemos decir que las principales diferencias entre servidores Cloud y VPS radican en el hecho de que los primeros operan en un entorno virtual que ofrece más resistencia a errores de ‘hardware’ y una mayor escalabilidad y flexibilidad, mientras que los segundos son más económicos y permiten un acceso más sencillo a los recursos.

El registro de dominio

El registro de dominio es otro paso clave a la hora de alojar una página web en un servicio de ‘hosting’ y ponerla a disposición de los usuarios. En concreto, se entiende por dominio la dirección URL mediante la cual estos podrán acceder a los contenidos alojados en el portal. Sobra decir que su importancia, en términos de marketing, es realmente grande.
Es realmente importante elegir un tipo de dominio que sea fácil de recordar y que se identifique plenamente con el nombre de la empresa, del bloguero que hay detrás o cualquier otra cuestión capital que rodee al sujeto o ente que hay detrás de la web.
Sin embargo, en estos momentos, existe el problema de que una gran variedad de dominios ya están cogidos y, evidentemente, no puede haber dos con el mismo. Este es el punto en el que debes explorar las diferentes alternativas que te brindan los dominios ‘.com’, ‘.es’, ‘.org’, etc.
Hasta hace no demasiado tiempo, el dominio se pagaba mensualmente y el ‘hosting’ de manera anual. Sin embargo, en estos momentos, es habitual que los servicios de alojamiento incluyan en el precio también el registro de dominio. Por norma general, el precio suele ser de unos 25 euros al año, aunque todo depende de lo contratado y las necesidades del portal.
No olvides que hay plataformas que te brindan la posibilidad de crear y alojar tu página web de manera gratuita. Este es el caso, por ejemplo, de WordPress, que no cobra nada por sus servicios básicos y que, del mismo modo, te ofrece la oportunidad de poner tu portal a disposición de tus usuarios mediante unos sencillos pasos.

Guía paso a paso para alojar una web en un ‘hosting’

Ya has diseñado tu página web, encontrado un nombre de dominio adecuado y seleccionado la plataforma de ‘hosting’ que mejor responde a tus necesidades. Ahora llega el momento de subir el contenido a ella para que esté disponible para todos los usuarios de Internet.

Lo primero que vas a necesitar es una aplicación FTP de transferencia de archivos. Por lo general, esta es proporcionada por el propio servicio de ‘hosting’, aunque es una cuestión de la que te debes asegurar antes de nada. Una vez que la tengas en tu ordenador, instálala siguiendo los pasos que te indique.

A través de la aplicación FTP te podrás conectar directamente al servidor web en el que se encuentra alojada tu página. Para ello, solo tendrás que conectarte mediante el usuario y la contraseña que tú mismo hayas seleccionado en el servicio de ‘hosting’.

Automáticamente, se abrirán delante de ti dos ventanas, una de ellas con el contenido de la página web, si es que posee ya alguno, y otra con el del equipo desde el que te has conectado a la aplicación. Solo tienes que cargar los archivos de tu ordenador en la ventana correspondiente a la web para que estos pasen a formar parte de tu página.

En ese momento, utilizando cualquier navegador web, accede a la URL que establecieses para tu portal y comprueba que ya posee contenido. Si no ha habido ningún error, tu página web estará disponible para todos los usuarios y solo tendrás que promocionarla para que accedan a ella.

Consideraciones adicionales respecto a las aplicaciones FTP

Es importante que, antes de elegir un servicio de ‘hosting’ te asegures de que la aplicación FTP que te ofrecen proceda de una fuente acreditada y que, además, cuente con un servicio de tutorial que te facilite la tarea de subir los contenidos a tu página web. En este sentido, no está de más que investigues un poco en Internet para encontrar opiniones acerca de cuáles son los mejores para alcanzar tus objetivos.

Como habrás podido comprobar, alojar una página web en un servicio de ‘hosting’ y ponerla a disposición de todo el que desee acceder a ella a través de Internet es un proceso mucho más sencillo del que podrías haber imaginado en un principio. Y es que solo hace falta un poco de paciencia, una pequeña inversión y unos conocimientos informáticos básicos. Ahora llega el momento de que subas contenidos de calidad y te hagas un hueco en el gran universo de Internet.